DOS CONCEPTOS: CÁMARA HIPERBÁRICA Y BUBBLE | PURE AIR


Bubble y Camara Hiperbaric

A diferencia de lo que a priori pueden parecer conceptos afines, la tecnología del aire implementada en Bubble | Pure Air y el concepto de cámara hiperbárica son productos totalmente opuestos con resultados que difieren entre ellos.

Una Cámara Hiperbárica es un recipiente hermético, frecuentemente en forma cilíndrica que se presuriza con aire o con oxígeno y que simula o crea una profundidad determinada y permite el aumento controlado de la presión.

Dentro de dicha cámara, se llevan a cabo tratamientos de oxigenoterapia hiperbárica (OHB), una modalidad terapéutica que se fundamenta en la obtención de presiones parciales de oxígeno elevadas, al respirar oxígeno puro, en el interior de la cámara hiperbárica, a una presión superior a la atmosférica.

Según las Bases y Fundamento Terapéutico de la Oxigenoterapia Hiperbárica[1], los tratamientos en cámaras hiperbáricas están indicados en casos de accidentes disbáricos de los buceadores, en personas con síndrome de hipertensión torácica y también mejora intoxicaciones agudas por monóxido de carbono, infecciones de partes blandas con necrosis muscular o en retrasos de cicatrización.  De forma contraproducente, permanecer mucho tiempo en la cámara hiperbárica puede conllevar pequeños efectos secundarios como lesiones barotraumáticas en el timpano, o presentar efectos tóxicos sobre el aparato respiratorio.

Como segundo concepto a tener en cuenta, BUBBLE | PURE AIR, el primer espacio móvil donde es posible respirar aire puro al 99,995%, en continua regeneración y libre de partículas contaminantes, agentes bacteriológicos y alergénicos. A diferencia de las cámaras hiperbáricas que aumentan la concentración natural de oxígeno que hay en el aire, dentro de BUBBLE | PURE AIR no se modifica la composición original del aire (aproximadamente 21% de oxígeno, 78% de nitrógeno, entre otros), por lo que permite respirar aire puro en su composición óptima.

Respirar aire puro dentro de BUBBLE | PURE AIR no tiene ninguna contraindicación ni efecto secundario y mejora la calidad de vida de quienes lo respiran. Se trata de un aire  libre de partículas en suspensión de hasta 0,2 micras mediante regulación HEPA, por ello consigue la certificación sala blanca – ISO 6.

Tras varios estudios realizados, se ha comprobado que respirar aire puro dentro de la bubble es un tratamiento indicado para la prevención, el entrenamiento, la recuperación física y la relajación; además de tener infinitas aplicaciones en el sector deportivo (se observa una disminución de la tasa de ácido láctico en sangre (22%) y la de la glicemia (10%)), wellness y medicina.

 

 

Comments are closed.