CALIDAD DEL AIRE Y SALUD INFANTIL

playschool-151938_640

El aire limpio mejora la salud respiratoria de los niños y evita otros problemas en su vida adulta.

La contaminación atmosférica afecta a la salud de toda la población, pero los niños son uno de los grupos más vulnerables a sus impactos negativos. Y eso se debe a que sus pulmones todavía están en desarrollo y a factores relacionados con el comportamiento, como el hecho de pasar más tiempo haciendo ejercicio al aire libre. ¿Pero qué sucedería si le diéramos la vuelta a esa moneda?
¿Si los niños tienen especial sensibilidad a la contaminación, quiere decir esto también que pueden obtener un especial beneficio del aire limpio? Un estudio publicado recientemente sobre el estado del aire apunta a que sí. Este estudio, en el que se han implicado a cientos de niños del estado de California, muestra que los niños que respiran aire más limpio tienen una mejor función pulmonar que aquellos que respiran aire contaminado.

Se trata de un artículo que Gauderman, W. James y otros investigadores han publicado recientemente en The New England Journal of Medicine. En este, se relaciona el descenso de los niveles de dióxido de carbono y las partículas menores de 10 y 2.5 micras con la mejora del desarrollo de la función pulmonar en niños, con y sin asma.

Este estudio, que incluyó la participación de 2 120 niños entre 11 y 15 años de edad durante un lapso de cuatro años en cinco Comunidades del sur de California, corrobora los efectos positivos del aire puro en la salud de los niños.

En las cinco comunidades, se observaron mejoras, clínica y estadísticamente significativas, en el crecimiento tanto del VEF (volumen espiratorio forzado) como de la CVF (capacidad vital forzada) durante este periodo. Este hecho se asoció a la disminución de los niveles de dióxido de nitrógeno y las partículas de menos de 2.5 y 10 micras de diámetro; productos, entre otros, resultantes de la combustión primaria de combustibles y , por lo tanto, con una mayor prevalencia en zonas urbanas.

Sin embargo, aunque la disminución de la capacidad pulmonar de los niños se asocia a un mayor riesgo de asma, los efectos negativos de la contaminación del aire en los pulmones infantiles pueden tener efectos a largo plazo; en un adulto, hay una asociación directa entre una función pulmonar inferior a la prevista y un riesgo de enfermedades cardiovasculares y una tasa de mortalidad más elevados. Por lo tanto, no solo proteger al niño de la contaminación será beneficioso durante toda su infancia y adolescencia, sino que las consecuencias alcanzarán toda su vida.

Este estudio, junto con otros, indica que una mejor calidad del aire puede ser beneficiosa para la salud pública, y que hay beneficios importantes, tanto en niños como en adultos, asociados a esta mejoría del aire, incluso dentro de un rango que tiempo atrás había sido considerado seguro.

 

Ver artículo:

W. James Gauderman, et al. Association of Improved Air Quality with Lung Development in Children. N Engl J Med 2015; 372:905-913March 5, 2015DOI: 10.1056/NEJMoa1414123

Noticias

Comments are closed.