COMO MEDIR EL NIVEL DE CALIDAD DE AIRE INTERIOR

medir pm indoor

Tras las recientes noticias relacionadas con nuevas alertas por altos niveles contaminación del aire en ciudades como Paris o Madrid, se reafirma la cuestión de que la contaminación atmosférica, tanto en espacios interiores como al aire libre, constituye un grave problema de salud medioambiental que afecta a los países desarrollados y en desarrollo por igual. Actualmente la polución constituye un riesgo medioambiental para la salud y se estima que causa alrededor de dos millones de muertes prematuras al año en todo el mundo.[1]

Según la ubicación, se obtienen diversos niveles de concentraciones de partículas. De este modo, en un entorno residencial y comercial, es decir, viviendas privadas, hoteles u oficinas, el confort y la salud son factores muy importantes. En entornos industriales, tales como hospitales, plantas de manufacturación, fabricas de instrumentos electrónicos y de precisión, el coste energético, el control de la contaminación y la producción son las principales preocupaciones. Altos niveles de contaminación atmosférica pueden producir desde afecciones a la salud, como una disminución de la productividad, contaminación del producto, etc.

MAXIMIZAR EL CONTROL: EQUIPOS DE MEDICIÓN DE PARTICULAS

Los agentes contaminantes del aire se encuentran en forma de gases y partículas de materia y son introducidas a la atmósfera desde fuentes naturales y fuentes antropogénicas. Por ello, conocer la concentración de contaminantes en un área en la que viven millones de personas se vuelve importante cuando existen fuentes o factores que tienden a incrementar las concentraciones de esos contaminantes.

Uno de los recursos mas habituales para conocer el nivel de partículas en espacios interiores son los medidores de partículas. Actualmente existen diversas tecnologías, que permiten la medición, por un lado, del número de partículas y, por otro lado, la densidad de las mismas.

Los medidores de densidad de partículas son fotómetros láser de dispersión de luz con registro de datos alimentados por baterías que permiten ofrecer lecturas de masa de aerosoles a tiempo real en altas concentraciones de hasta 400 mg/m3. Utilizan un sistema de aire de vaina que aísla el aerosol en la cámara óptica para mantener limpia la óptica y, de este modo, asegurar una mayor fiabilidad.

Por otro lado, los contadores de partículas permiten a los usuarios tomar muestras instantáneas y obtener una indicación en tiempo real de la carga de partículas en una sala o espacio. Su funcionamiento se basa  en el principio de dispersión de la luz gracias a una fuente de luz que suele se un diodo láser. Con ello, se pueden contabilizar los tamaños de partículas mas populares como son 0,5 – 1,00 – 5,00 y 10 micras.

 


[1] OMS

 



Noticias

Comments are closed.