ALERGIAS Y PÓLENES EN PRIMAVERA

aire-puro-y-alergias http://www.flickr.com/photos/edans/209590432/

Autor de la fotografia: Enrique Dans

La alergia es una reacción de defensa del organismo contra sustancias externas que penetran en el cuerpo. Esas sustancias pueden penetrar por el aparato digestivo (alimentos, medicamentos), por el aparato respiratorio (inhalantes), absorbidas por la piel (contactantes), o atravesando la piel (inyecciones, picaduras). El sistema inmune desencadena una respuesta que, a través de una reacción compleja, los alérgenos llegan a provocar una inflamación de las vías aéreas de los pulmones[1].

Actualmente, la alergia mas común entre la mayor parte de la población es la relacionada con los pólenes. Según el Ministerio de Sanidad, la alergia al polen, llamada también Polinosis está causada por una reacción alérgica frente a los pólenes que, presentes en la atmósfera, penetran en el organismo a través de las mucosas expuestas al aire (ojos, nariz, y boca) y producen procesos respiratorios como la rinitis y el asma y afecta aproximadamente a un 15% de la población, incrementándose hasta un 30% entre la población más joven.

Paradojalmente y pese al bajo nivel de vegetación que hay en las ciudades, los pólenes que se desprenden de las plantas situadas en núcleos urbanos son mucho más agresivos y alergénicos que los de las mismas plantas crecidas en lugares más limpios[2].

La reacción alérgica al polen, puede afectar a diferentes órganos produciendo inflamaciones hasta llegar a causar asma policlínico, con agudizaciones bruscas y recortadas durante períodos muy específicos del año y permanecer con síntomas leves o sin ellos en otras épocas.

TRATAMIENTOS PREVENTIVOS

Como tratamiento se recomiendan sobre todo medidas de prevención y evitación al alérgeno. Durante los picos más altos de pólenes alergénicos (Ver aquí niveles de polinización), se recomienda permanecer en espacios cerrados con un buen sistema de filtrado de partículas. Tal y como cita el Dr. Josep Morera, Profesor de Medicina de la UAB y Co-Director del Servicio de Neumología del Centro Médico Teknon, ‘En un futuro el uso de tecnologías que aporten “aire puro” será tan normal como lo es hoy en día el agua potable. Los neumólogos nos beneficiaríamos en la prevención y terapéutica del asma, EPOC, rinitis, y déficit de alfa-1-antitripsina entre otras’.3

Para ello, BUBBLE | PURE AIR y PURE AIR CONTROL se presentan como una solución preventiva y una terapia coadyuvante en patologías relacionadas con el medio ambiente.

Según mencionaba la Dra. Anna Cisteró, Jefa del Servicio de Alergología y Neumología de USP y Miembro de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología y de la Academia Europea de Alergia, en un estudio médico prospectivo[1] en pacientes con asma y rinitis utilizando BUBBLE | PURE AIREn pacientes adultos se ha podido comprobar la existencia de cambios en su calidad de vida, una mejoría en los resultados espirométricos, así como una disminución de la fracción de espiración de óxido nítrico comparando antes y después de la sesiones. Entre otros, los resultados sugieren que las sesiones con aire puro, mejoran la inflamación medida por la fracción espirada de óxido nítrico a las 4 semanas, así como la obstrucción bronquial y la rinitis.’


Estudio espirométrico


[1] American Academy of Allergy Asthma & Immunology                                                       http://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/asthma-library/is-your-asthma-allergic.aspx

[2] American Academy of Allergy Asthma & Immunology  http://www.aaaai.org/Aaaai/media/MediaLibrary/PDF%20Documents/Spanish/EL-Spring-Allergies-patient-spanish.pdf 

[3] Zonair3d                http://www.zonair3d.com/documentos/referencias/bubble/dossier_medico_workshop_trias_y_pujol_copia_2.pdf

Comments are closed.